Bogotá, Colombia on a budget


Mi viaje empezó con la idea de que quería ir a algún lugar durante mis vacaciones de 4 días, sí, solo 4 días tenia disponibles y quería aprovecharlos a como diera lugar.
Lo primero que pense fue, ¿que lugar lindo, que nunca he visitado, con buen clima y cosas que me gusten me queda cerca? y tuve la respuesta, Bogotá. Hacía mucho tiempo quería ir, veía ofertas a cada momento, que si vuelos baratos, que sí paquetes promocionales y me dije esta es mi oportunidad. Empecé mi búsqueda en Wingo, encontré mi vuelo super económico y como sabía que no iría de shopping sino de paseo, no registré maleta y creanme fue lo mejor que pude hacer porque no necesite comprar nada. Luego encontré un buen sitio por Airbnb, en un lugar muy céntrico en el cual podía tomar el metro y si me movía en Uber los precios serían muy módicos. El sitio se llama Chapinero central y esta dentro de la zona tolerante. 

El vuelo con Wingo fue cómodo, vamos, no tendrán sillas reclinables, pero la atención, precio y duración del vuelo lo valen, fue una buena elección. Al día siguiente de mi llegada me dispuse a recorrer todo el centro histórico de Bogotá, empezando por el Museo Nacional, sitio que antes fue una cárcel y lo convirtieron en un espectacular museo con piezas excepcionales, luego la Plaza Bolívar,  en donde comprabas alimento y podías tomarte muchas fotos con las palomas que se encuentran allí, La Candelaría, que es un sitio hermoso, colorido y lleno de historias, aquí se encuentran lugares que según los moradores están embrujados, no sé ustedes, pero yo no creo ni dejo de creer, pero el hecho de que te cuenten historias y leyendas de estos lugares en medio de la ciudad llama muchísimo la atención, tanto que hay un restaurancito llamado “El cafe de la bruja” en el cual dicen que se escuchan pasos y ruidos extraños pero es muy concurrido, ¿será que los visitantes quieren comprobar las historias? ¡quien sabe!, por último el Cerro Monserrate, en teleférico. A este punto llegue una hora antes de que cerraran, justo a tiempo, por lo menos logré ver la ciudad mientras subía ya que una vez arriba estaba nublado y no pude tomarme la famosa foto, pero estaba hermoso.

Como mi vuelo llegaba un miércoles en la noche y ya sábado tenia que regresar muy temprano, solo disponia de dos dias enteros para poder conocer, asi que aproveche lo más que pude mi día en el centro, luego de Monserrate visite el famoso restaurante Andres D.C., la comida estaba buenísima, si van, tienen que probar las empanaditas, son el éxito, El ambiente es agradable y tienen música en vivo, la banda que tocaba tenia todo el ritmo y la verdad no era la única con ganas de bailar en el lugar, de hecho, luego de cierta hora empieza la rumba, de las buenas, pero como sabía que al día siguiente debia levantarme temprano para seguir con mi plan me regresé a descanzar. Al día siguiente sali a eso de las 6:30am a tomar el tren a la estación de La Sabana, tren que me llevaría a Zipaquirá, donde visitaría la famosa Catedral de Sal, este sitio es un must, si vas a Bogotá tienes que visitar el Parque de la sal. Empezó el recorrido en el turistren y finalmente llegamos a Zipaquirá en donde algunos buses nos llevarian al parque para iniciar nuestro tour, el clima estaba frío y dentro de la mina se sentía aún más. Al entrar se va sintiendo un olor a azufre, pero luego te acostumbras y empiezas a contemplar toda esta obra arquitectónica. 

La Catedral de Sal se construyó dentro de las minas de sal de Zipaquirá, los obreros mostraban gran devoción a los santos y adornaban los socavones con imágenes para implorar protección, ya que como sabemos la minería es un trabajo extremadamente peligroso, es por esto que en 1932 se tuvo la idea de construir una catedral dentro de la mina y se inauguró en 1954, pero debido a fallas estructurales fue cerrada en septiembre de 1992. La catedral nueva se empezó a construir en 1991, a 60 mts. debajo de la antigua catedral y ya en diciembre de 1995 se inauguró finalmente la nueva catedral que se conoce hoy día. Posee una óptima infraestructura de servicios para los visitantes, incluyendo un área comercial donde encuentras desde joyerías, donde puedes conseguir las famosas esmeraldas naturales y un Spa. Aquí aproveche y compré unos jabones de sal que huelen delicioso y un par de aretes de esmeraldas, que la verdad tenían muy buen precio. Al salir, encuentras un truck muy lindo tipo vintage en la entrada del parque y un spot de la cervecería BBC o mejor conocida como Bogotá beer company y aquí me tomé una refrescante cerveza, porque sí, porque tenía frío pero a la vez estaba sofocada y dije ¿porque no?, si los alemanes que están en fila pueden yo también y me tome mi cerveza, ¡estaba buenísima!. Luego de esto fuimos a Cajicá, otro pueblo que está de camino y donde almorzamos comida típica colombiana, una buena parrillada con arepitas y de inmediato abordamos el tren ya que el recorrido en la catedral nos tardo bastante, el tren parte desde Cajicá de vuelta a Bogotá. Este tour es de todo un día completo prácticamente, ya que llegué a eso de las 6:00pm al apartamento donde me estaba alojando, cansada pero feliz porque la experiencia fue única y el lugar me pareció de lo más maravilloso.

Aquí les comparto algunas fotos de mi visita y si desean conocer más de este hermoso viaje los invito a visitar mi instagram @illeanaivonne donde tengo más imágenes e historias de mi viaje. 











No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Translate